Cirugía Aórtica en niños

Cirugía Aórtica en niños

CUANDO Y PORQUÉ DEBE CONSIDERARSE LA CIRUGÍA AÓRTICA EN PEDIATRÍA
Por EL Dr. Philip Spevak
XVIII Conferencia de la National Marfan Foundation
 
Traducido por Arturo Espinosa Velasco.
El crecimiento aórtico, que puede iniciar cuando un niño con Síndrome de Marfan es muy pequeño, puede eventualmente llevar a regurgitación aórtica y a disección de la aorta. La disección aórtica no es común en niños con Síndrome de Marfan, pero debe hacerse una monitorización rutinaria del tamaño y la función de la aorta y de la válvula aórtica para asegurar que permanezcan dentro de un rango de seguridad.
 
Se deben considerar un número de factores cuando se determine si un niño con Síndrome de Marfan requiere o no de cirugía aórtica. Estos factores incluyen:
 
La calidad de vida del niño
 
Las mediciones específicas de la aorta del niño
 
La historia natural del padecimiento en ese niño
 
Otras opciones de tratamiento, sus riesgos y beneficios
 
Es importante considerar datos previos (como un ecocardiograma) porque la tasa de crecimiento es fundamental para el proceso de toma de decisiones. Si el tamaño de la aorta aumenta más de un centímetro por año, se debe considerar hacer cirugía.
 
Las mediciones aórticas se deben evaluar en conjunto con el tamaño del niño. Si el tamaño de la aorta es el doble de lo “normal” es potencialmente benéfico hacer cirugía.
 
Si la aorta de un niño excede el valor en que un adulto se operaría (5 a 5.5 cm.) también debería recomendarse cirugía.
 
Debido a la importancia de las mediciones, el ecocardiograma debe ser hecho con gran exactitud. Esa exactitud puede afectarse por la calidad de la imagen, las características del paciente, el equipo (incluidos los transductores), la experiencia y habilidad de quien lo hace, la capacidad del médico y de su interpretación. La nueva tecnología en desarrollo se espera que sea benéfica para los niños, lo mismo que para los adultos con Síndrome de Marfan.
 
Otros factores que influencian el tiempo de hacer cirugía son:
 
La presencia de otras necesidades quirúrgicas
 
Regurgitación aórtica creciente
 
El tamaño del anillo aórtico cuando se requiere el reemplazo de la válvula
 
Historia familiar de disección aórtica
 
 
 
El reto de tomar una decisión quirúrgica surge porque las directrices no se basan en datos sólidos (relacionados con la baja incidencia de la disección) y porque las decisiones correctas son difíciles de ser tomadas si los datos específicos del paciente son imprecisos.

Anuncios